jueves, 13 de diciembre de 2012

La leyenda de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl

¡Estrenando sección! Como ya dije hace unos días, de vez en cuando iré subiendo alguna que otra leyenda o mito de cualquier época y rincón del planeta.

Para ser la primera de todas, ésta me ha llamado la atención.
Se trata de una leyenda mexicana de la que existen varias versiones (una de ellas guarda cierta similitud con la historia de Romeo y Julieta) pero que en realidad son bastante parecidas. En cualquier caso, el final es idéntico, y sólo voy a contar una de ellas.


Esta leyenda relata la formación de dos volcanes que se encuentran en México: Popocatépetl e Iztaccíhuatl.
Como curiosidad, desde el valle de México se puede observar el volcán de Iztaccíhuatl, el cual tiene una curiosa forma: parece una mujer tumbada. Al estar cubierto de nieve, a este volcán se lo suele conocer también como Mujer blanca o Mujer dormida.


Según la mitología azteca, Iztaccíhatl era una princesa, hija de un poderoso emperador con gran espíritu guerrero. Un día, la princesa se enamoró de un joven y valiente guerrero llamado Popocatépetl. El padre de la princesa, conforme con el futuro enlace, accedió a entregarle la mano de su hija, pero únicamente si Popocatépetl vencía a los ejércitos enemigos, regresando victorioso y con la cabeza sangrante de su enemigo en su lanza.

De este modo, Popocatépetl partió a la guerra. Tiempo después, y tras varios meses de lucha, consiguió derrotar a su enemigo. Tal y como prometió, regresó junto a su amada. Sin embargo, una vez de vuelta, descubrió que su bella Iztaccíhuatl había muerto mientras él se encontraba ausente.

Con el corazón roto, alzó en brazos a Iztaccíhuatl y, caminando, se la llevó consigo. Finalmente, depositó su cuerpo en un monte. En ese mismo lugar, los dioses la convirtieron en un volcán; él encendió una antorcha y prometió bajo su llama que ningún huracán ni nada en el mundo tendría la suficiente fuerza como para apagar el fuego que velara el cuerpo de su amada Iztaccíhuatl.
A su vez, los dioses decidieron convertir a Popocatépetl en un volcán a cambio de custodiar a la princesa.


¿Qué os ha parecido? ¿Os ha gustado?

5 comentarios:

  1. Buenas, mi compi Lena ^^

    Oooohh, es muy bonito^^ Pobre Popocatépetl, no pudo casarse con su amor T_T La parte de la cabeza sangrante también es bonita xD
    No conocía esta leyenda. Me va a gustar esta sección ^^

    Bezotes ^^

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/3/14 1:20

    Yo me se otro más interesante pero no te la cuento, ya ni creó yo tengo 10 años y yo me se las dos versiones así que ha ha ha! Ps. Aburrido! :—| :—p

    ResponderEliminar
  3. Anónimo20/5/14 4:12

    Buena Leyenda :3
    Me Agrado <3.<3

    ResponderEliminar
  4. Anónimo23/9/14 3:00

    Gracias me ayudo mucho con mi tarea sigue así
    p.d. no soy ninguno d los que te había escrito antes

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar