domingo, 14 de julio de 2013

Reseña Las Carreras de Escorpio (Maggie Stiefvater)

Título: Las Carreras de Escorpio

Autor: Maggie Stiefvater

Saga: Libro único

Editorial: Destino

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta

Precio: 17,95 €

Número de páginas: 399

Sinopsis: En las carreras de Escorpio, algunos compiten para ganar. Otros para sobrevivir. Los jinetes intentan dominar a sus caballos de agua el tiempo suficiente para acabar la carrera. Algunos lo consiguen. El resto, muere en el intento.
Sean Kendrick es el favorito, y necesita ganar la carrera para ganar, también, su libertad. Pero Puck Connolly está dispuesta a ser su más dura adversaria. Ella nunca quiso participar en las carreras. Pero no tiene elección: o compite y gana o... lo pierde todo.

Opinión personal: Únicamente en Thisby, cada mes de octubre, los caballos marinos emergen del océano; hasta el primero de noviembre, los isleños los capturan y doman para competir con ellos junto al mar de Escorpio. Pero ese año, tanto Sean como Puck se juegan mucho más que su vida en la carrera. Ambos deben ganar y demostrar al resto de la isla que no se trata sólo de obtener el primer premio; de lo contrario, perderán su felicidad.

Cuando le eché el ojo a este libro no sabía lo muchísimo que me iba a gustar. Una de mis mejores lecturas por su originalidad, trama sencilla pero elaborada, narración, y final. Vamos, que en sí me ha encantado. Si Maggie se dio a conocer con la trilogía de Los lobos de Mercy Falls (podéis leer aquí la reseña de Temblor, el primer título), para mí se ha superado con Las Carreras de Escorpio.

La historia final que nos presenta no es nada del otro mundo: una carrera de caballos en la costa que rodea la imaginaria isla de Thisby. Sin embargo, lo que la hace especial es su componente de fantasía, puesto que se trata de caballos marinos asesinos (sí, sí, habéis leído bien, ¡asesinos, carnívoros!). Por tanto, hay sangre y muerte repartidas a lo largo del libro, pero sin ser nada abusivo o demasiado escabroso. Aun así, la autora sí incluye algunos detalles un poco gore, cosa que aumenta el realismo y favorece la ambientación de la trama.

Esta particular raza de caballos denominada capaill uisce (en plural; en singular se denomina capall uisce. Esto se explica en el libro más adelante, pero os lo adelanto por si al leer al principio os rayáis tanto como yo) se caracteriza por una mayor potencia y envergadura que los caballos terrestres, que también hacen acto de presencia en la novela. Además, los rodea una misteriosa magia de la que poco se sabe. Y ésta es otra de las cosas que me han gustado de la novela: no se explica todo al pie de la letra. Hay gente a la que esto puede molestarle (me incluyo a veces en el saco), pero en este libro sí me ha gustado; respecto al tema de la magia, se dejan caer detalles suficientes para que el lector complete el resto de la información con su intuición. Algunas tradiciones quedan explicadas, mientras que otros aspectos relacionados con esta mitología quedan un poco en misterio y a la imaginación, no se le busca la lógica matemática.

Finalmente, la novela no se centra en la carrera (es más, el número de páginas dedicadas a la carrera es bien escaso en comparación con el resto de páginas que componen el libro; la trama principal no trata sobre una carrera), sino en los entrenamientos y cómo se desarrollan la vida y problemas de los dos personajes protagonistas, su pasión por sus caballos. Además, aunque haya más escenas evocadoras que cómicas, algunas líneas consiguen sacarte una sonrisa.


Los personajes están muy bien construidos, lo que les da bastante realismo. Los dos protagonistas tienen algo especial a pesar de ser humanos corrientes y molientes; da gusto dar con personajes así, ya que destacan por sí mismos, transmiten. Ambos son huérfanos muy independientes y con un claro propósito.
Sean es un experto domador y amante de los caballos, bastante reservado y humilde. Este personaje me ha encantado, ya que la autora ha conseguido crear un perfecto halo de magia y misterio alrededor de él sin resultar trillado, sino natural.
Por otro lado, Puck, cuyo verdadero nombre es Kate, es una chica espontánea y muy impertinente y temperamental. A diferencia de muchos, ama la isla de Thisby y no comprende por qué su hermano mayor ha tomado cierta decisión.
Por supuesto, también hay que mencionar a algunos de los caballos, tan protagonistas como sus jinetes: Corr, el semental rojo de Sean, y Dove, la yegua de Puck.

El resto de personajes no son demasiado influyentes, pero quiero destacar tres de ellos en un orden concreto. Primero, George Holly, un rico americano muy jovial y que, sin hacer grandes apariciones, consigue "calar". En segundo lugar, Mutt, un muchacho que puede ser primo lejano de Joffrey Baratheon, el eterno rival de Sean. Y por último, Finn, el hermano pequeño de Puck, siempre en las nubes.


La narración está realizada en 1ª persona del presente, compartiendo los puntos de vista de Sean y Puck. De esta manera, los capítulos de cada personaje suelen intercalarse; a veces incluso se alternan los dos puntos de vista dentro del mismo capítulo.
En cuanto a los capítulos que componen el libro, algunos son bastante largos, mientras que otros son muy cortos.


El lenguaje es muy cercano y familiar, incluyendo expresiones o coletillas tales como "en fin", "hace un frío del carajo", "son la leche", etc; para mí, este tipo de expresiones le dan mucho más realismo a la historia. Y cómo no, además hay cierto "vocabulario equino" y relacionado con las monturas, sobre todo al comienzo del libro, pero no supone ningún impedimento para leerlo y disfrutarlo. 
Por otra parte, las descripciones, tanto del ambiente como de los caballos, son buenísimas y vivas, llenas de colores y olores; en muchas ocasiones se nota el estilo melancólico de Maggie, el cual estaba muy reflejado en Temblor. Con ello consigue transportarte hasta las playas y los acantilados que describe (y aun así, yo me he quedado con las ganas de galopar en esos terrenos).


En general, el ritmo es poco ágil, pero constante y en ningún caso es lento. Sin embargo, se agiliza bastante durante la carrera (en la que me esperaba un poco más de escaramuza, pero que no te deja indiferente), siendo un poco frenético; llegados a este punto, no puedes parar de leer hasta que te quedas sin páginas (es decir, las últimas 30 páginas).


Del final sólo puedo decir una cosa, y muy subjetiva: perfecto. Sencillamente perfecto. Se trata de un final muy cerrado, sin cabos sueltos, en algunos aspectos, predecible; en otros, no tanto. Sin duda ha sido uno de los mejores finales que he leído, cargado de sentimiento, lealtad y amistad. La última página y los últimos párrafos me ha dejado sin palabras.
Además, hay una nota de autora en la que tenemos un poco de información bastante interesante (y peculiar) sobre las leyendas en las que se basa esta historia.


En definitiva, Las Carreras de Escorpio es una novela fantástica muy original y llevada a buen término. Tanto la mitología como la ambientación son excelentes, y la trama y los personajes te llaman con la misma intensidad que el mar llama a los capaill uisce, de modo que es bastante difícil no dejarse llevar y sumergirse en la isla de Thisby.

3 comentarios:

  1. Buenas ^^
    La verdad es que a mi esta autora no me macaba de hacer mucha gracia, sin embargo con tu reseña pica bastante la curiosidad.
    No se si lo leeré, la verdad, aunque la curiosidad mató al gato xD
    Un abrazo :,)

    ResponderEliminar
  2. Ya te comenté que me encantó *___________* Yo aún no he leído Temblor, así que no sé si es mejor o peor, ¡Pero estoy deseando leer algo más de la autora! Su escritura es tan bonita <3

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me muero por leer este libro y después de leer tu reseña tengo aún más ganas. Espero hacerlo pronto.
    Me gusta mucho tu blog^^
    Si quieres pasarte por el mío es armchairandblanket.blogspot.com.es
    Nos leemos, un saludo!

    ResponderEliminar